Inicio > Noticias > Actualidad > Alimentación > Alimentos para comer más, no menos en 2017
Alimentos para comer más, no menos en 2017

Alimentos para comer más, no menos en 2017

A medida que transcurre un año más, nuestros pensamientos retoman a menudo resoluciones y objetivos personales que normalmente incluyen la promesa de renunciar a algo. Ya se trate de fumar, galletas y helados, o dormir (en tal forma que pueda ir al gimnasio o a la pista del vecindario), tales resoluciones con frecuencia tienen una connotación negativa, a pesar de asociarse con resultados positivos.

En vez de centrarse en eliminar aspectos de su vida, ¿qué pasa si hacemos una lista de cosas para no darnos por vencidos? Esto es lo que usted debe conservar en su vida este 2017.

Chocolates de Bolonia, Italia en el evento Ospitalita Italiano en el Pabellón Metropolitano de Manhattan, Nueva York, el 24 de septiembre de 2014.(Samira Bouaou/La Gran Época)

Chocolates de Bolonia, Italia en el evento Ospitalita Italiano en el Pabellón Metropolitano de Manhattan, Nueva York, el 24 de septiembre de 2014.(Samira Bouaou/La Gran Época)

Chocolate. A veces se refieren al chocolate como un placer culpable, pero no hay nada pecaminoso en disfrutar del chocolate oscuro sobre una base regular. Elija el chocolate negro sin azúcar o semi-dulce que tiene un contenido de cacao de al menos el 70%, ya que cuanto mayor sea el contenido de cacao, menor será el azúcar. Consuma el chocolate que sea justo, el más natural u orgánico, lo que significa que no contenga OMG y esté libre de plaguicidas.

El chocolate negro está cargado de antioxidantes y está asociado con la reducción de niveles de colesterol malo, previene la disminución cognitiva y reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, entre otros beneficios para la salud.

Huevos rellenos. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Huevos rellenos. (Samira Bouaou / La Gran Época)

Huevos. La controversia sobre si el colesterol se produce por el consumo de huevos y que se asocia con enfermedades cardiovasculares ha existido por décadas, pero muchos expertos creen que han cerrado ese debate, al menos por el momento. Aparte del hecho de que necesitamos un poco de colesterol para ayudarnos a digerir las grasas, proteger nuestras células nerviosas y producir vitamina D y hormonas críticas, la investigación también sugiere que el colesterol de los huevos no representa un riesgo de enfermedad cardiovascular.

En un meta-análisis de estudio publicado por British Medical Journal, los investigadores encontraron que comer un huevo diariamente no estuvo asociado con mayor riesgo de sufrir ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares, aunque las personas con diabetes parecen tener un mayor riesgo de enfermedad cardíaca asociado con comer un huevo diario.

Cuando elija huevos, elija de pollos alimentados en forma orgánica, o apoye a su agricultor local de corral.

(Pixabay / A0)

(Pixabay / A0)

Grasa (tipo saludable). Se ha escrito tanto sobre grasas saludables frente a las insalubres, sin embargo, puede ser fácil agruparlas y preocuparse por no comer cualquier grasa. Sin embargo, las grasas saludables que incluyen grasas mono insaturadas, triglicéridos de cadena media y en menor grado, las grasas poliinsaturadas son diferentes a las variedades poco saludables que incluyen a las grasas trans (que más comúnmente se encuentran en aceites hidrogenados).

Los aceites poliinsaturados, como cártamo, nogal y girasol, pueden ayudar a reducir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno, pero deben utilizarse con moderación porque contienen niveles más altos de ácidos grasos omega-6, del que la mayoría de nosotros tenemos ya lo suficiente.

Mi tipo favorito de grasas, (en mi opinión las más saludables) están en el aceite de coco, rico en triglicéridos de cadena media, el aceite de oliva extra virgen y de aguacate, rico en grasas mono insaturadas.

De los ácidos grasos esenciales (un tipo de grasa poliinsaturada), los omega-3 son especialmente conocidos por sus propiedades cardioprotectoras y anti-inflamatorias. Los omega-3 se encuentran en peces de agua fría, nueces y semillas de lino, entre otros alimentos.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

Papas. Estos tubérculos amantes a la tierra siguen recibiendo un mal golpe, especialmente entre personas que están tratando de perder peso. Sin embargo, el prohibir en su dieta papas -blancas, moradas o dulces- no es una decisión saludable. Una pequeña papa al horno (con piel) proporciona diariamente, tres gramos de proteína, cero gramos de grasa y más del 20% de su vitamina C, vitamina B6 y potasio. Una pequeña batata con piel proporciona más de 230% de vitamina A y 20% de vitamina C.

Si permite enfriar una papa cocinada, produce altos niveles de almidón resistente, eso ayuda al cuerpo a quemar un 25% más de grasa. En un estudio de adultos con sobrepeso, se demostró que comer de cinco a siete porciones de papas por semana, resultó en una modesta pérdida de peso, no de aumento.

El secreto para disfrutar de papas es saltarse la crema agria, gotas de mantequilla, o freírlas a fondo y en su lugar saborear su bondad con hierbas, especias, salsa, cebolla, o una pizca de aceite de oliva extra virgen. Para un verdadero placer también puede combinar puré de papas con puré de coliflor.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

Sal. La sal de mesa yodada convencional es un producto nutricionalmente muerto que ha sido expuesto a toxinas, contaminantes y otros productos químicos. Por lo general se compone de alrededor de 97% a 98% de cloruro de sodio y 2% a 3% de otros ingredientes que pueden incluir yodo, materiales absorbentes de humedad e incluso azúcar. Una alternativa saludable es la sal del Himalaya que contiene 84 elementos naturales y minerales presentes en el cuerpo humano y contiene pocas impurezas, porque ha estado en la tierra por más de 250 millones de años y se formó en un ambiente libre de contaminantes.

La Sal del Himalaya también tiene una estructura única que le permite albergar energía vibratoria y sus minerales son lo suficientemente pequeños como para facilitar que el cuerpo los absorba. Algunos de los beneficios para la salud atribuidos a la sal natural del Himalaya pueden incluir el promocionar salud del azúcar en la sangre, lo que facilita la salud vascular, regulando los niveles de agua en el cuerpo, mejorando la resistencia ósea y la reducción de sinusitis.

(Shutterstock)

(Shutterstock)

Grasa saturada. Durante años nos dijeron que comer grasas saturadas no era saludable y estaba asociado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular. Como hemos aprendido más sobre las grasas saturadas, parece que algunas son buenas para nosotros y otras no tanto. En la primera categoría se encuentran los ácidos grasos de cadena media (como los ácidos cúprico, caprílico y laurino), que aumentan la energía, mejoran la composición corporal y pueden aumentar la cognición y sensibilidad a la insulina. Se encuentran en los aceites de coco y palma, así como en la mantequilla.

Los ácidos grasos de cadena corta (tales como el butírico y caproico), tienen beneficios antiinflamatorios para la salud intestinal y se encuentran en los productos lácteos de animales alimentados con pasto (no animales criados en granjas industriales). Las grasas saturadas que queremos evitar son las variedades de cadena larga (como los ácidos mirístico, palmítico y esteárico), que se encuentran en los alimentos procesados y las carnes de granja y productos lácteos. Estas grasas saturadas se asocian con la enfermedad cardiovascular y el síndrome metabólico.

Comer cantidades moderadas de alimentos ricos en ácidos grasos de cadena corta y media, puede proporcionar un nivel saludable de grasa saturada en su dieta. Las grasas saturadas son necesarias para facilitar la función cerebral, ayudan a incorporar el calcio en los huesos, protegiendo al hígado y pulmones y ayudan con la señalización nerviosa.

Andrea Donsky es autora, nutricionista holística registrada, editora en jefe de NaturallySavvy.com, y cofundadora de TheHealthyShopper Inc. Este artículo fue publicado originalmente en NaturallySavvy.com

 

Mundo Agropecuario recomienda:

Cómo plantar tus alimentos en casa y sin usar tierra, lo próximo que todos querrán hacer

Los alimentos picantes podrían prolongar la vida

Romero o tomillo, repelentes naturales de insectos para alimentos o plásticos

En la lucha mundial contra el hambre también hay que combatir la pérdida de alimentos

 

 

 

Facebook: @Munagropecuario

Si te gusto el contenido Compartelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Los comentarios están cerrados.

Scroll To Top
Animated Social Media Icons by Acurax Responsive Web Designing Company